29.10.12

Ningún rincón nos pertenece, ahora que mal aprendimos que todo se puede mostrar en 5 segundos web, sms, WhatsApp, Twitter, Facebook y concha de la lora.
Quizás es momento de re-aprender a guardarse algunos pensamientos, porque, por estas cuestiones de inmediatez loca y absoluta, en comunicación, uno termina vomitando cualquier pensamiento, desnudo y sin pensar, y así es que acabamos diciendo cualquier cosa sin otro contexto que un pobre esquema mental de dos por dos (neuronas)
Es así que escribo en este pequeño viejo rincón público que es hora de crecer un poco más y guardarse algunas cosas, no es sano andar en pelotas mentales y sentimentales, no.
 En definitiva muchos de nuestros primeros pensamientos no son más que erradas apreciaciones con tamaños monstruosos, que luego de pasadas algunas horas se transforman en pequeñas cuestiones diarias que no tienen importancia.

Me despido con un beso en la frente y les digo que el corazón es un bobo desnudo que debemos cuidar y que apreciando eso nos cuidamos de muchas cuestiones negativas, nadie nos puede hacer daño, somos nuestro todo, nadie es más importante que uno mismo.

Soy un ser de luz.


Sean felices.

4 limas:

Gabrielli dijo...

Mmmm... es raro leer que hay que cuidar un tanto (o por lo menos pensarlo antes) antes de escribir a las apuradas y justo arriba en el cuadrito para dejar el comentario dice "Expresate" (!). No digo que sea contradictorio (no lo es), pero me produce cierta perplejidad.
Yendo al punto en cuestión, no sé si es solamente el hecho de medir, repensar o contar hasta 33 por las consecuencias que pueda traer o, simplemente, porque responden a un hecho inmediatamente anterior que posiblemente solamente nosotros entendamos. Puede que (también) pase por las interpretaciones que le dan las personas que se toman unos segundos y contestan en consecuencia, sin ni siquiera dignarse preguntar "qué quisiste decir?" (y eso en el mejor de los casos), de lo cual uno/a obviamente no puede hacerse cargo, ya bastante tiene con su propia mente como para cargar con lo que pasa por la ajena, no?
Te digo esto porque me ha pasado en repetidas ocasiones con determinada gente que reaccionan en forma intempestiva no sólo por lo que se escribe sino también en charlas cara a cara, teléfono, etc, sin ni siquiera esforzarse por ponerse en el lugar del otro y ver qué quiso decir.

Todo este choclo es para caer en que lisa y llanamente es un feedback.

Beso en la frente para vos también!

Hernan Dardes dijo...

El problema no radica tanto en la inmediatez de la opinión, sino el valor que se le otorga. No está mal, yo no tengo temor a expresarme "de una", está en el otro otorgarle caratcer definitivo a esa opinión. Siempre hay una primera opinión, verdad? Si ella no habríamos podido construir a las segundas y terceras opiniones. A las definitivas si querés llamarlas así. Está quien teme corregirse, es probablemente termine siendo esclavo de sus opiniones inmediatas, no me identifico con eso. Y por otra parte creo firmemente en esos instantes de lucidez repentina, no es aconsejable reprimirlos. Finalmente me quedo con tu consejo de que seamos felices. Resulta interesante, prometo considerarlo.

Etienne dijo...

Cada cuestión tiene su importancia, relativa en su contexto y para nada definitiva, y podemos pensar algo en un momento y lo opuesto un rato más tarde (es lo que nos hace humanos) y poder usar ese esquema de un poco más que dos por dos neuronas.
No uso la mayoria de los adminículos que mencionas, sin embargo me apasiono por este rincón que me da luz verde para la expresión, me cuelgo redactando comentarios kilométricos desmenuzando cuestiones que parecen definitivas, y lo son.
Uno es dueño de guardarse lo que quiera y de decir lo que quiera, el que escucha puede aprender y conocerte un poco más.
En fin, eso. Besos en la oreja!

chirusálida dijo...

a veces ver al otro en pelotas es beneficioso... pero entiendo tu punto y no estaría bien sacarlo de contexto.
Me pasa lo que relatás cuando tengo sobredosis de opiniones por doquier, momento ideal para ponerme en modo "no oigo" solo en defensa propia
besoabrazo