3.4.10

Anal

Te cagás en tanta cosa prensada, empaquetada. Te vino un poco tarde y todo parece lejos, cosas que hiciste, anecdóticas y raras, de otros seres, de entes, como un camino sinuoso, desprolija vos, promoviendo el accionar hacia lugares yermos, oscuros, escondidos, innombrables, con tal de desalojarte de lo cuidado-controlado. Y siempre hacer no está tan bien, te traba, te embarra, y querés cortar desde un lugar enfermito, y preferís ahogarte de mierda, porque pensás que la elegís. Boba. Otras no. Paraste, hoy-ayer, y caminás por ese lado, que capaz te parezca requete pelotudo en 10 años, y la música que hoy tarareás te sepa a vómito auditivo, y tu pelo sea gris clarito y tengas dos gatos. No. Porque en la ciudad se castran. O sí, quizás te cagues en la vida, y les ligues las trompas como te mandan todos.

No sé y no sabés.

Te liberás mucho mentalmente, pero a la práctica no llevás nada, indagás, imponés, una soretito, como lo que criticás pero en un sentido loable, idealizado, una forrada como la de cualquiera, pero con un discurso distinto. Distinto en qué? blah, blah, blah. Pudrís nena, callate. Metete debajo de dos frazadas, y ahogate de a ratitos, hay todo un mundo maravilloso, no encajás, así que salite, salite. Y cortate las uñas una vez por semana. Ok?

Estás molesta contigo, y vomitás mierdas verbales, te enojás, te replegás.

Chau a vos.
Chau a mi.

Elaborá pero no hables.

3 limas:

ChuLs dijo...

Mucho bardo para una sola persona :(

Anónimo dijo...

Mmmm... porqué no te haces un favor y te matas?!
Le harías un favor a nosotros a blogguer.

De onda!

Limada dijo...

Cerrá el culo, putito.
Gracias.