18.10.09

Domingo.

Siempre que me encuentro ante la incertidumbre de tener que elegir entre seguir o parar, y opto por continuar me "justifico" con la frase que repetíamos con mis amigos cuando jugabamos al truco: "lo que cuesta, vale", pero... A veces en la vida real si bien vale, porque quiero que sea así, no se gana, o al menos a mi me pasó eso hasta hoy. Mucho debe y poco haber.
Y no necesito la certeza de tus palabras para saber de tus miedos y de la veces que debes contener para que no fluya. Lo veo con solo mirarte.
Tu temor me da miedo, más que mi propio pasado que a veces intenta frenarme.
A eso le puedo sumar lo torpe que me siento,ha de ser la costumbre que se me había generado el saber que cada emprendimiento sentimental terminaría a las pocas semanas.
También adicioná que me cuesta pedir, nunca supe hacerlo, cuenta pendiente en mi vida, nunca te voy a pedir nada, así que sí ves que no podés, que pasa el tiempo y no podés, simplemente retirate.
O avísame y me voy.

5 limas:

Carina Felice dijo...

asi se habla.
:)
Me gusta esa frontalidad. "Esto soy yo"
besos che!

Lila Biscia es Lilus bla bla dijo...

Uh!
Me gusta!
A veces me pasa eso mismo, eso MISMO, también.
Beso.

Lol-it! dijo...

Yo me justifico en el "dejar fluir", que es bastante cobarde por cierto.
Pero llega un momento que deja de ser sano y hay que poner los pies sobre la tierra. Retirarse a tiempo, antes de salir -más- lastimados.

A-nònima dijo...

sabias palabras Limada!
ahora pregunto:
si no sabe pedir, no le gustaría aprender?

JADE dijo...

TENES UN PREMIO EN MI BLOG!!! BESOTES!!!