29.10.09

Viaje

El tren partía un minuto después de mi arribo a la estación, sentí la sincronía, cuando estas pequeñas cosas pasan pienso que quizás sea un día de esos que todo sale bien, para colmo encontré un asiento para mí, del lado del pasillo, pero pocas estaciones después el acompañante se fue, y en este día de tanto calor tener la ventana para uno es lindo.
Y había un grupo de músicos, de esos que tocan a la gorra un rato y te hacen distraer de tus pensamientos lo que dure la presencia de ellos, pero... Mire a mi alrededor y vi como la gente estaba tan, tan abstraída en si misma, y las vi. Dos mujeres, una llevaba sandalias y zoquetes con rayas, leía un libro, creo que de arte, y miraba las réplicas con una lupita... Y frente a ella, la otra, tenía un diario de esos que te regalan en el tren, lo leia, las noticias como siempre pésimas, y escondida, se limpiaba los mocos con un saquito o una campera que llevaba. Nadie aplaudió a los músicos, solo esta que escribe y una niña de unos... 7,8,9 años, no sé.
Fue ahí que me invadió toda la angustia de la mañana, me sentí contrariada, pequeña, pero no feliz... No sé en que lugar estar, si en el de los adultos que prefieren meter sus narices en un papel sucio que nunca podrá contar nada hermoso, o en el mio en donde la música me distrae y me alegra un rato.
Este fin de semana será el primero de los últimos meses que voy a tener que llenar el tiempo de cosas para no pensar en quien no está, y así le seguirán dos más, sucesivamente. Caigo en la cuenta que definitivamente no quiero dejar de estar al lado de él, y me provoca un pum de melancolía y otro de alegría, y voy de un lado hacia el otro.
Somos parecidos, y no está bueno, a mi eso me da cierto nosequé. No me gusta del todo como soy en estas cuestiones, siempre, siempre estoy pensando, pensando que nada es del todo completo, y le busco las vueltas y más vueltas para no dar todo lo que podría.

Sabés qué? Después de todo eso, decidí dormir lo que durara el viaje hasta llegar a casa porque hay días en que la angustia la quiero lejos, y evadirla es una opción. Será crisis, será cambio, será crecimiento, caos, no lo sé, si sé que faltan muchas, muchas cosas aun.

8 limas:

pastor4 dijo...

me expreso.
limada: viaje con vos.
en ese tren,con la gente
ensimismada.
viaje con vos y
con los músicos
con vos y con ellos...

y aplaudí.

Paula Daiana dijo...

"Me sentí contrariada, pequeña, pero no feliz"... dijiste mucho en este post, me imaginé todo tu viaje y todas las sensaciones que te invaden.
Extrañaba pasar por acá, estuve con mucho laburo y no pude leer los blogs que sigo!
Besos!
Pau

LUX AETERNA dijo...

Ponele sueño tambien!! Limadita no hay nada que una Stella Artrois no cure.

Besos

Etienne dijo...

Si hay algo que me gusta es el tren y el subte...

En mi Ciudad habría de esos medios de transporte, me generan un gusto especial, mucho mejor que el colectivo.

Sé feliz, la niña qu eaplaudió con vos, también sabe que es la única forma de seguir...

JADE dijo...

VIAJAR ES CRECER... Y VOS ESTAS CRECIENDO... ME VIAJO ESTA SEMANA PERO NO ABANDONO TU CASITA!!! BESOS!!!

La De Arriba dijo...

Los niños y los locos... siempre tan sabios

La De Arriba dijo...

mucho peor, y traumático, seguir con esa lectura, que aplaudir la magia de la músic a

A-nònima dijo...

viajar...ir y volver y transitar
la vida
aunque a veces pensemos demasiado y nos extraviemos, saber que es un excusa por miedo a dar más ya es dar más
quiero creer
porque una vez más comparto el viaje con vos